Pequeño poema al diente

El aire helado entra desde el exterior,

desde mi sonrisa;

llega hasta las entrañas de tus raíces.

Es entonces cuando vuelvo a comprender,

tu constitución es fuerte como las conchas de mar,

estás vivo aunque parezcas dormido,

sientes, tienes vida,

qué extraño pensar que puedas pensar.

Ahora entiendo que no hay fuerte que no ceda.

Es en estos días,

que recuerdo el raquetazo.

Aquél que te despertó al separarte de tu otra mitad.

✺✺✺✺✺✺

Este poema surgió de un ejercicio de un curso de escritura creativa, pensar en dientes me hizo recordar cuando a los 7 años se me rompió un diente, todo por andar de curiosa y ponerme atrás de una de mis primas mientras jugábamos tennis. #nolohagan.

Espero lo hayan disfrutado, xoxo

Feather Girl